AÑO 1971 – 3


El 13 de mayo de 1971 sucedió uno hecho muy importante. Varios miembros de la Policía Judiciaria estuvieron presentes en Ladeira durante la oración.


En Ladeira era un día normal, por lo que no había mucha gente.


María Concepción dirigió la oración como de costumbre. Y al final se dirigió de rodillas a un pequeño jardín que había en el “Local de oración” y allí recibió la Sagrada Comunión, que le dio San Miguel Arcángel. Pero de una de las flores de aquel pequeño jardín salió una forma sin consagrar, que María Concepción entregó a La Policía judiciaria para que la examinaran.


Es decir, una Sagrada Forma la recibió en la boca, como siempre. La otra salió de una flor, para que se la llevaran los miembros de la Policía.


Los policías vieron con toda claridad cómo una Sagrada Forma aparecía en su lengua, ante su atenta mirada, “sin trampa ni cartón”.


Y cómo otra forma, blanca, igual, salía de una flor y era cogida por María Concepción, que se la entregaba a uno de los policías.


Todo esto lo fotografió uno de los peregrinos que acudió ese día, intuyendo que algo especial podría pasar ese día.

 

 

 

No sabemos qué informe llevarían a las Autoridades portuguesas o al Patriarcado. Lo cierto es que el Patriarcado JAMAS admitió nada que fuera favorable a Ladeira.

 

¡JAMAS LES INTERESO LA VERDAD, SINO ACABAR CON LADEIRA!


Curiosamente, en ese mismo mes volvió a repetirse un hecho similar, al de la forma saliendo de una flor. Yo estaba presente y lo pude presenciar varias veces :


María concepción en éxtasis cortaba con sus manos una flor (“jarro” en portugués), avanzaba de rodillas, levantaba la flor y al bajarla, como si de un “Vaso sagrado” se tratara, veíamos una o varias Sagradas Formas que habían aparecido milagrosamente. Esas Sagradas Formas ella las entregaba, entonces, a alguno de los sacerdotes presentes.


Hizo varios viajes : cortar una flor, totalmente vacía, avanzar de rodillas, levantar esa flor mientras, con gesto sonriente, fijaba su mirada en “Alguien” que los demás no veíamos y al bajarla, veíamos la flor, o flores, con varias Sagradas Formas dentro.


Sucedió varios días distintos.

 

Jesús llamaba a Ladeira : MISTERIO DE MIS SAGRARIOS. 

 

"No puede faltar Mi Pan donde hay hambre y sed de Mi cuerpo y de Mi Sangre".

 

En el mes de agosto pasé parte de mis vacaciones en Ladeira. Yo había estado ya en Ladeira viviendo varias veces, pero esta vez fue mi estancia mayor en número de días.


Fue una experiencia maravillosa y muy reveladora. Allí vivíamos en un ambiente de pobreza y sin cosas fundamentales en el día de hoy. Pero me sentía feliz y no cambiaba aquella Ladeira campestre, rudimentaria y pobre por ningún palacio.


Me di cuenta de que cuantos más llenos estamos de Dios menos necesitamos de los bienes materiales y que cuantos más vacios estamos interiormente, mayor necesidad tenemos de cosas materiales. Lo sabía en teoría, pero entonces pude experimentarlo.


Me recordaba a la vida de los pastorinhos en 1917. Es como si hubiéramos retrocedido más de cincuenta años y volviéramos a los tiempos de las Apariciones de la Santísima virgen en Fátima.


Hablé mucho con María Concepción y me contó muchas cosas de su vida. Conocí detalladamente los lugares donde tuvo que esconderse durante meses y meses porque la GNR la perseguía. Incluso le llevaban la comida a escondidas en el pozal de los cerdos. Situaciones inimaginables que ella tuvo que soportar y que me contaba sonriendo.


Me hablaba de una “menina muito linda” que le visitaba muchas noches. Tenía el pelo muy largo. Le preguntó quien era y le dijo que Santa Inés.


María Concepción no tenía cultura ni formación religiosa. Conocía muy pocos santos, pero fueron muchos los que se le aparecieron : Santa Inés, como protectora, Santa Rita que le anunció que viviría debajo de un olivo, El Padre Pio, Santa Isabel de Portugal…


En este mes de agosto se presentó una señora francesa, Madame Gaultier, que tuvo un importante papel en Ladeira. Madame Gaultier vivía en Orleans, la ciudad de Juana de Arco y llevaba grupos de peregrinos a Santuarios Marianos de Francia, Italia, España, Portugal.


Visitó Ladeira y en esa tarde, tuvo respuesta a una petición suya, que no había expresado en voz alta, pero que El Señor le concedió a través de María Concepción.

 

Por la noche, ella estaba con su grupo en el hotel ( a 40 kms de Ladeira) rezando a Santa Teresita para que se manifestara en Ladeira. Nosotros estábamos en Ladeira rezando y , efectivamente, Santa Teresita se manifestó por primera vez en Ladeira, en un éxtasis cantado con una melodía preciosa, que tengo grabada. Santa Teresita había respondido a su petición.


Y al día siguiente se manifestó Santa Juana de Arco, de la que María Concepción no había oído hablar nunca y que se convirtió en una de las santas mas asiduas de Ladeira, junto con el Arcángel San Miguel.


Madame Gaultier tenía una gran devoción a Santa Juana de Arco, pues no en vano vivía en la ciudad de la “Pucelle”, la Doncella de Orleans. Se puede decir que fue ella quien con su presencia y su devoción llevó a Santa Juana de Arco a Ladeira.

..............

 

El 14 de agostó volvió a formársele el estigma de la cruz en la frente. Fue un proceso totalmente distinto al del mes de enero, en el que yo también estuve presente. Estábamos hablando con ella en su cuarto y de repente, cayó al suelo como fulminada. Me di cuenta de que su frente empezaba a sangrar y se formaba una cruz. Se grabó en su frente una cruz sangrante perfecta.


Yo tenía un pañuelo limpio y se lo acerqué a la frente quedando grabada la forma de la cruz. Todavía conservo ese pañuelo.

 

El 10 de octubre estábamos varias personas rezando en la capilla con Maria Concepción y entró en éxtasis. Tomó una estampa que estaba sobre el altar y ante nuestros ojos, empezó a sangrar. La estampa mostraba el Rostro de Jesús coronado de espinas.


Era una señal más de la persecución contra Ladeira y, más en concreto, contra Maria concepción.


Efectivamente, arreció la persecución. El día 20 se presenta la Policía Judiciaria, le requisan la Custodia y muchos objetos más. No le requisaron el Crucifijo que había sangrado, porque Maria Concepción, días antes, le limpió la sangre con unos lienzos.


La llevaron a Lisboa y la metieron en la cárcel durante 3 días. Fue una prueba durísima. Le habían quitado el Rosario y una cruz que ella llevaba. Sólo pudo salvar una pequeñísima imagen de San Martin de Porres.


En esos días no tuvo ninguna Aparición Celestial, sino del demonio que se reía, se mofaba de ella, la insultaba y le decía que se iba a quedar en la cárcel para siempre. Fueron 3 días de tinieblas, de purgatorio, de infierno.

Sólo le dieron para comer un pedazo de pan y algo de agua…


Volvimos pocos días después y nos mostró un mendrugo de pan que ella había guardado de esos días.

 

Esta estampa sangró delante de varias personas el 10 de octubre de 1971, anuncio de mayores persecuciones...
Esta estampa sangró delante de varias personas el 10 de octubre de 1971, anuncio de mayores persecuciones...

 

Mes de diciembre.


Las Alianzas. Dios estableció una Alianza con su pueblo elegido y la fue reiterando por medio de los profetas (Canon IV de la Misa).


Esta Alianza llegó a su culminación en el sacrificio de la Cruz : La Nueva y Eterna Alianza.


Pero está claro que vivimos en un mundo paganizado, que vive a espaldas del Evangelio y que sólo un número reducido de personas intentan vivir hasta las últimas consecuencias la Llamada de Jesús.


Por eso, en Ladeira, se quiso tomar conciencia de esta Alianza y se llevó cabo la iniciativa de celebrar 7 Alianzas.


La primera tuvo lugar el día 28 de diciembre de 1971.Fue un día lluvioso, frio y desapacible, pero esto no restó la afluencia de peregrinos que acudieron en varios millares, ni de sacerdotes, pues la Santa Misa fue concelebrada por 24 sacerdotes de distintos países :Francia, España, Italia, Bélgica…


Terminada la Santa Misa, Maria Concepción tuvo una marcha extática, a lo largo del “Camino del Calvario”, sobre el barro y los charcos.


Ya anteriormente me referí y describí varias marchas extáticas de rodillas de Maria Concepción, a lo largo del “Camino del Calvario”.


Esta vez, las personas que caminaban más cerca de ella eran los sacerdotes, algunos realmente impresionados y todos llenos de fervor y recogimiento.


La fotos de esa marcha son un buen testimonio.

 

 

José Luis López de San Román Tamayo

 

E-mail: sanromanta@gmail.com

 

 

<br/> <b>Embed capable browser is required to view this content!</b><br/> <br/>