Lo que yo vi y sentí en Ladeira

 

 

Hasta aquí he intentado, simplemente, hacer un breve resumen de algunos de los hechos más destacados o significativos de la "historia" de Ladeira; en absoluto un relato completo o exhaustivo. 

 

A partir de ahora, voy a dar mi testimonio personal : lo que yo vi, lo que yo viví, en Ladeira. Este es el principal motivo que me ha llevado a crear esta humilde página : 

dar testimonio de mis propias vivencias, no ya lo que otros me contaron o lo que yo leí, sino lo que yo pude ver, contemplar, sentir; en pocas palabras : lo que yo viví en Ladeira.

 

Antes de nada, quiero hacer constar que yo había estudiado Filosofía en el Seminario de los Capuchinos en Zaragoza. En esos años leí todo lo que encontré sobre "Ascética y Mística", para entender mejor todo lo relativo a Apariciones y revelaciones privadas.

 

Tenía claro que en toda aparición o revelación privada, intervienen (o pueden intervenir) 3 factores (por llamarlo de algún modo) :

 

- La Presencia Celestial : de Jesús, la Santísima Virgen o los Ángeles y Santos que se manifiestan.
 
- La presencia demoníaca. El demonio se disfraza, o puede disfrazarse, de "Ángel de Luz" (Cor. 11, 14). Y ,en todo caso, está siempre presente para ensuciar, emponzoñar, confundir, dividir, destruir...
 
- El instrumento. La persona que recibe la aparición o revelación tiene su propia personalidad, su mentalidad, su formación, su subconsciente. El puede  interpretar o añadir de "su propia cosecha" palabras o frases...
       

 

Por todo esto, siempre tuve (y tengo) claro que en todas las apariciones y revelaciones hay Luz y sombras. Lo normal es que predomine la Luz y que se imponga a las sombras. Pero no hay que rechazar como auténticas apariciones y revelaciones en las que encontremos también algunos elementos negativos.

Por eso, es muy importante saber discernir, con inteligencia y humildad."Probarlo todo y quedarnos con los bueno", como nos decía San Pablo (1 Ts.5,20).

 

Hecha esta aclaración, empezaré con mi testimonio personal sobre Ladeira.

 

 

Conocí Ladeira por medio de dos sacerdotes, uno español, que llevaba una importante Difusora Mariana y autor de varios libros, y otro portugués, jesuita residente en Evora.

 

Me enviaban información periódicamente sobre lo que estaba aconteciendo en Ladeira. Yo lo leía con interés, pero con cierto escepticismo. Me parecía hechos un tanto extraños, "raros", difíciles de creer.

 

Yo entonces ya conocía Las Apariciones de Garabandal, las conocía profundamente y estaba en contacto con las personas más destacadas relacionadas con Garabandal. Tenía todos los libros y publicaciones.

 

 

José Luis López de San Román Tamayo

 

E-mail: sanromanta@gmail.com

 

 

<br/> <b>Embed capable browser is required to view this content!</b><br/> <br/>