El 8 de diciembre Maria Concepción recibe la Sagrada Comunión dada por San Miguel Arcangel, ante numerosos testigos
El 8 de diciembre Maria Concepción recibe la Sagrada Comunión dada por San Miguel Arcangel, ante numerosos testigos

 

 

Milagro de "Los 40 días".


El 8 de diciembre de 1965, Maria Concepción recibió la Sagrada Comunión dada por San Miguel.

 

Pero a diferencia de otras veces, mantuvo la Sagrada Forma en su lengua durante 40 días, rodeada siempre por personas que la acompañaban.

 

En estos 40 días, Maria Concepción se alimentó únicamente de la Sagrada Eucaristía.

 

Cada mañana San Miguel le traía la Sagrada Comunión. En aquel momento, la Sagrada Forma, que tenía en su lengua, desaparecía y pasaba a un sagrario que había en la habitación. Todos pudieron contemplar, con absoluta normalidad, este hecho, que se repitió todos los días.

 

Durante este tiempo Maria Concepción tuvo numerosos éxtasis e incluso empezó a vivir "la Pasión del Señor".

 

Tuvo muchos sufrimientos y muchas pruebas, especialmente hambre y sed."¡Tengo tanto hambre, querido Jesús, y quedan aún tantos días!" le oían exclamar en los primeros días.

 

 

 

Se mantuvo con la Sagrada Forma en la boca durante 40 días, sin comer, sin beber y sin dormir
Se mantuvo con la Sagrada Forma en la boca durante 40 días, sin comer, sin beber y sin dormir

 

     En el Hospital Psiquiátrico de Lisboa

 

Este hecho tuvo su repercusión y la reacción de las Autoridades portuguesas, por iniciativa de las Autoridades Religiosas, fue la de internarla en el Hospital Psiquiatrico Julio Matos de Lisboa, para tenerla en observación.

 

Allí llegó el 12 de marzo.

 

Lo primero que hicieron fue quitarle todas sus ropas, bolso y pertenencias. Cuando alguien iba a visitarla, también le revisaban, no fuera a llevar cuchillas de afeitar (para hacerse los estigmas) o "formas" (obleas) para fingir las comuniones extáticas visibles o cualquier otro objeto "sospechoso".

 

Pero también allí se repitieron los mismos hechos extraordinarios : Comuniones visibles, estigmatizaciones, éxtasis viviendo la Pasión . Le aparecieron por primera vez los estigmas en manos, piés y costado. Le dejaban una mano y un pié vendados y el otro pie y la otra mano normales. Los estigmas aparecían en ambas manos y en ambos pies, tanto los los que habían vendado como los que no. También se le formó una cruz en el pecho...

 

Tengo el relato minucioso y detallado de todo lo ocurrido entre el 25 de marzo y el 16 de mayo en el hospital. Esto que estoy escribiendo, evidentemente, es solo una breve referencia.

 

Los médicos y enfermeras, incluso el capellán del hospital, pudieron contemplar estos fenómenos, sin ningún tipo de explicación médica o científica. Tengo los nombres de los médicos y del capellán en el relato al que me he referido antes.

 

Después de dos meses y medio de observación, no encontraron nada patológico ni fraudulento y tuvieron que darle el alta. 

 

Pero nada de esto convencía al Patriarcado de Lisboa, que siempre rechazó todo lo que era positivo y acudía a la mentira, la calumnia y la persecución. Así, tal como suena.

 

A su regreso a Ladeira, Maria Concepción empezó a tener éxtasis a través de los cuales, El Señor y La Santísima Virgen se manifestaban hablando por su boca. Algunos sacerdotes lo llamaban don de profecía o "éxtasis proféticos".

 

Cada vez afluían más personas y Ladeira se convirtió en un "Local de Oraçao", un Lugar de oración.

 

 

Estigma de la Cruz en la frente.

 

El 9 de junio, Fiesta del Corpus Christi, le apareció el estigma de la Cruz en la frente por primera vez. Este estigma no era permanente. Aparecía como una herida, como una llaga en forma de cruz. Luego, poco a poco, iba desapareciendo hasta quedarse la frente "casi" normal.

 

Este hecho se repitió con bastante frecuencia durante varios años. Yo he sido testigo personal de este hecho en varias ocasiones, desde el principio al fin. Lo contaré más adelante.

 

A partir del 15 de agosto, del mismo año 1966, empezaron a ir a Ladeira guardias de la GNR (Guardia Nacional Republicana) , también a petición del Patriarcado de Lisboa, para impedir que se hiciera allí la oración.

 

Acudían principalmente los sábados y domingos, fechas de mayor afluencia de peregrinos.

 

Esta presencia y persecución de la GNR se perpetuó hasta mayo de 1974, llegando a limites extremos en agosto de 1972, como ya contaré más adelante. Pero nada de esto conseguía acabar con la oración ni con la Misión de Ladeira, pese a los denodados esfuerzos del Patriarcado de Lisboa.

 

José Luis López de San Román Tamayo

 

E-mail: sanromanta@gmail.com

 

 

<br/> <b>Embed capable browser is required to view this content!</b><br/> <br/>